Un tipo de ermita particular: Los Humilladeros

El itinerario de este mes enlaza la zona de Urdaibai con el Valle de Arratia y nos permitirá conocer alguno de los ejemplos más significativos de Ermitas-Humilladero.

Ubicadas junto a caminos, a los que abren su fachada principal mediante un amplio vano cerrado con una reja de madera o hierro, cuentan además con un espacio porticado, exponiendo sus imágenes permanentemente al paso de viajeros y transeúntes. Es un tipo de construcción bastante habitual, por lo general dedicado a advocaciones relacionadas con la Pasión de Jesús.

1. Axpe (Busturia)

El primero que visitaremos es el dedicado al Santo Cristo en Axpe (Busturia) y está muy cerca de la parroquia de Santa María. Es uno de los más antiguos de Bizkaia, y a juzgar por el estilo de las columnas de su pórtico, data de comienzos del siglo XVI. Conserva una hermosa talla del Crucificado, de estilo renacentista, muy expresiva y de cuidada anatomía.

2. Errigoiti

La mayoría de ellos, sin embargo, son de estilo barroco, fechándose entre mediados del siglo XVII y finales del XVIII, como el emplazado junto a la iglesia de Santa María de Idibalzaga en Errigoiti. Finalizado hacia 1732 es obra del cantero Juan de Arrien. Se dedica a los santos Antonio Abad y de Padua, advocaciones habituales en otros humilladeros. Destaca su amplio pórtico, cercado con una hermosa reja realizada por el rejero de Elorrio Valentín de Ojanguren.

3. Fika

Más tardío y modesto en dimensiones es el Humilladero del Santo Cristo de Fika, proyectado por Juan de Iturburu en 1783, con una cúpula en su espacio central. Posee un retablo realizado en 1785 por Ignacio de Legarza, cuyas tallas originales se conservan en la inmediata iglesia de San Martín.

4. Igorre

Los ejemplares más monumentales se encuentran en el valle de Arratia. Notable es el de los Santos Antonios de Igorre, de la segunda mitad del siglo XVII, que cuenta con nave de dos tramos y un esbelto pórtico sobre columnas toscanas, este ya de hacia 1707. Destaca su reja de nudos cónicos decorados con hojas de acanto y remate en forma de abanico.

5. Dima

El más sobresaliente de todos es el humilladero de la Piedad, cercano a la parroquia de San Pedro de Dima. Su gran arco casetonado se enmarca entre pilastras estriadas y unas hornacinas con tallas de la Virgen y San Juan y se cierra con una espectacular verja de nudos que imitan mazorcas de maíz. En la clave figura el año de construcción, 1716. Un poco posterior es su retablo con la talla de la Piedad entre dos lienzos y un calvario.

6. Zeberio

También es monumental el humilladero de Ermitabarri en Zeberio, dedicado a san Antonio y proyectado por Juan Bautista de Ybarra, abierto al culto en 1744. Como el de Dima, tiene un gran pórtico con columnas alzadas sobre altos zócalos y su fachada se dispone entre contrafuertes rematados por volutas, realizada aquí en piedra caliza. Acoge tres retablos que precisan ser restaurados.

Comments are closed