Arquitectura románica en Bizkaia

Los edificios religiosos más antiguos que conservamos en Bizkaia son de estilo románico, pues de las etapas anteriores apenas nos han llegado algunos elementos sueltos como pies de altares o ventanas monolíticas de tradición mozárabe.

En el románico, los restos más abundantes son ventanas o portadas integradas en edificios posteriores, típicas de un arte rural y popular de cronología bastante tardía, entre 1150 y 1250, aunque todavía es posible visitar tres iglesias completas.

1.- San Pedro de Abrisketa (Arrigorriaga)

Nuestro recorrido comienza en la pequeña ermita de San Pedro de Abrisketa (Arrigorriaga) que cuenta con una sola nave rematada en un ábside recto cubierto por bóveda de cañón e iluminado con una estrecha ventana monolítica, de estilo aún prerrománico. Abre su portada en arco de medio punto, con la decoración propia del estilo (taqueado y billetes), incorporando en el muro sur dos relieves, aludiendo probablemente al pecado de lujuria.

2.-Museos de Bilbao

Varios restos dispersos de este estilo se conservan en el Museo de Arte Sacro y en el Arkeologi Museoa de Bilbao lo que justifica una parada en la capital vizcaína. Destaca en el primero el tímpano de San Jorge de Santurtzi, único ejemplar de este tipo, con un Cristo sedente entre los símbolos de los cuatro evangelistas. En la colección del segundo sobresalen algunos capiteles con motivos vegetales o zoomorfos procedentes de la antigua iglesia de San Pedro de Mungia.

3.- Ermita San Miguel (Zumetxaga-Mungia)

Dentro del término municipal de esta misma villa, en el barrio de Zumetxaga, se levanta la ermita de San Miguel, caracterizada por sus recios y gruesos contrafuertes, que contrastan con la delicadeza de la ventana apuntada de su ábside, definida mediante fustes cubiertos con encestados o redes de rombos y capiteles con hojas de acanto, piñas, un cuadrúpedo o una máscara que vomita tallos entrelazados, motivos repetidos en el arco triunfal.

4.- San Pelayo (Bakio)

Desde Mungia nos dirigimos hacia la costa, para acercarnos hasta el tercero de los templos que se mantiene en su integridad: La humilde iglesia de San Pelayo de Bakio. Allí, en un paraje que ofrece hermosas vistas del litoral, podemos contemplar una sobria portada, de arco ligeramente apuntado, apoyada en unos capiteles decorados de forma esquemática con líneas curvas y paralelas en torno a un óvalo dispuesto en la arista. El mismo diseño se emplea al interior, tanto en el vano absidal –enmarcado por una hilera de bolas- como en el arco de acceso al presbiterio, cubierto una vez más con bóveda de cañón.

5.- San Salvador (Fruiz)

De regreso a Bilbao, podemos detenernos en la portada de San Salvador de Fruiz, en uno de cuyos capiteles se reproduce el tema de la Tregua de Dios, mediante la figura de un clérigo que media en la disputa entre dos jinetes.

Comments are closed